MARKETING CONSCIENTE, Descubre una nueva forma de que tu empresa tenga éxito

MARKETING CONSCIENTE, Descubre una nueva forma de que tu empresa tenga éxito

Al principio una empresa es un bebé y necesita de mucha ayuda, de mucha atención y de mucha dedicación. Su creador debe estar atento constantemente de todo lo que pasa, de que todo funcione y se amolde. Esta etapa puede durar hasta el año y medio aproximadamente. Y es fundamental. Menos de la mitad de las empresas superan esta fase que será crucial para el buen desarrollo del futuro de la empresa.

Tu empresa es una Entidad con Identidad

Es decir tiene “vida propia” y vamos a definir bien este concepto de vida propia para que entendamos de donde partimos.

En general entendemos que algo tiene vida si se mueve, es decir, vida terrenal, por ejemplo; una persona, una animal, una planta serían los seres vivos por excelencia en nuestro plano, en la tierra.

Pero a nivel espiritual, todo aquello que tiene energía tiene vida y consciencia en su nivel de existencia, claro que no es la misma vida ni la misma consciencia que tendría un ser humano, pero en sí tiene ciertos niveles de vida y consciencia con los que podemos manejarnos para potenciar los resultados y sacar el mayor provecho.

Es por ello que cuando convertimos una idea, un propósito o un sueño en proyecto, éste empieza a crear una energía que al principio será débil, con poca fuerza pero a medida que le ponemos atención y le dedicamos tiempo, esta entidad que estamos empezando a crear irá cogiendo fuerza.

Motivo por el cual se recomienda no compartir tus deseos hasta que tengan la fuerza necesaria para que las fuerzas de las dudas de otros no debiliten sus estructuras sutiles.

A medida que trabajamos en nuestra idea, propósito, sueño o proyecto éste va tomando fuerza y forma y se va desarrollando una identidad propia, igual que un hijo; Al nacer lo alimentas, lo cuidas para que crezca, se defina y se muestre al mundo con todas sus habilidades.

De igual forma pasa cuando damos a luz un proyecto, éste desarrollará su propia identidad.

 Las etapas evolutivas de la Empresa

Una vez entendida la empresa como un “ser vivo” pasaremos a hablar de las diferentes etapas de la Empresa. Que de igual forma se pueden comparar con el crecimiento y desarrollo de un ser humano.

Al principio una empresa es un bebé y necesita de mucha ayuda, de mucha atención y de mucha dedicación. Su creador debe estar atento constantemente de todo lo que pasa, de que todo funcione y se amolde. Esta etapa puede durar hasta el año y medio aproximadamente. Y es fundamental. Menos de la mitad de las empresas superan esta fase que será crucial para el buen desarrollo del futuro de la empresa.

Seguidamente viene la etapa infantil, donde todo es un juego, empieza a ir todo bien y ya empieza a andar sola pero todavía necesita que le tengamos el ojo puesto, no nos podemos despistar porque todavía se cometen errores y ciertos errores podrían llevar la empresa a la quiebra. Es un momento dulce, es el momento donde inician los reconocimientos y las felicitaciones que harán que sea conocida.

Y es justo cuando tu empresa empieza a ser más conocida que el trabajo aumenta y aumenta y a veces te desborda, de nuevo se vuelve a requerir mucha atención de tu parte para asumir todas las tareas. ¡Ahora que habías empezado a respirar! Sí, la empresa crece y se necesita mucho de ti, de tus horas de sueño y de tu tiempo libre. Toca tomar una decisión; contratar a alguien que te ayude.

Pero, cuidado, ¡alarma! Este momento es cuando muchos empresarios la cagan, si, literalmente la cagan, sobretodo aquellos que han iniciado un proyecto porque aman lo que hacen y no se habían planteado que esto implica ser empresario.

Cuando estés en este punto de contratar a alguien no contrates a tus amigos, ni familiares ni conocidos, contrata a la persona ideal para el puesto de trabajo, es decir, a tu trabajador ideal, a aquella persona que cubre las necesidades de la empresa.

Ahora que ya no estás solo en la empresa ésta cogerá aún más fuerza e irá creciendo cada vez más y se irá consolidando hasta llegar a la etapa madura, donde cada vez se necesita menos de ti porque todos tus empleados saben qué hacer y se han tomado la empresa como parte de sus vidas, un cachito de ella les pertenece, aunque solo sea a nivel emocional. Responden por ella y la llevan adelante con el mismo entusiasmo que tu.

Es un momento muy gratificante al que se llega muchas veces pasados los 5-7 años, en ocasiones a los 10 años de haber iniciado una empresa.

Marta Puig Bayés
www.mundopranico.com


Posted on 13/02/2017 by Marta Puig Bayés Consciencia y Espiritualidad, Crecimiento Personal 0 859

Dejar un comentarioLeave a Reply

Debe iniciar con la sesión iniciada para poner un comentario.
Sig.

No hay vídeos

To be determined Shipping
Total

Check out